Probando el portafiltros magnético Kase Armour

Portafiltros magnético KASE armour

El mundo de los filtros no deja de evolucionar. Aún recuerdo mi primer portafiltros de Lee, el cual era de resina, muy sencillo pero muy práctico. Hoy en día los portafiltros son de metal, tienen ranuras y todo tipo de facilidades para que usar filtros sea más sencillo. Lo último que se está poniendo de moda son los filtros magnéticos. Hoy te cuento mi experiencia con el portafiltros Armour de Kase.

Hace tiempo escuché que habían sacado filtros magnéticos. A la hora de utilizar tanto filtros como portafiltros, la sencillez y la facilidad de uso puede marcar la diferencia entre usarlos o dejarlos en la mochila.

En mis cursos siempre doy el mismo consejo: Nada más sacar la cámara, monta el portafiltros. Esto parece una tontería, pero hará que si llega el momento de luz esperado no tengas que salir corriendo a montarlo.

Las primeras pruebas las hice durante mi viaje por Francia. El amanecer fue espectacular y ahí pude probar tanto el filtro ND como el degradado

Hay dos motivos por los cuales quise probar los filtros magnéticos. El primero para saber cómo funcionan y saber si realmente son prácticos. La teoría está muy bien, pero hasta que no pruebas algo sobre el terreno no sabes si te va a gustar o no.

Vemos la anilla magnética que tiene que tener el tamaño del diámetro del objetivo

El segundo motivo era para ver si se pueden utilizar con ultra gran angulares sin que viñetee. Un ultra gran angular es aquel objetivo por debajo de 15mm (en Full Frame) con el cual obtienes unos ángulos de visión increíbles. De ahí que en la mayoría, por no decir todos, no se pueden utilizar filtros de 100mm de ancho porque sobresalen por los laterales.

Gracias a Héctor de Dcárama, pude probar el portafiltros Harmour de Kase. Este portafiltros es magnético y tiene la particularidad de que, no sólo puedes usar filtros circulares, sino también degradados gracias a unos marcos metálicos (de ahí el nombre de armour) que recubren el filtro. Los marcos los puedes comprar aparte y de esta manera aprovechar tus filtros. Los hay en dos medidas: 100×150 y 100×100.

Así quedaría con un filtro degradado con su marco magnético

Lo primero que noté es la fuerza del imán. Supongo que para que la gente no tenga miedo de que se le vaya a caer al suelo, los ingenieros de Kase usaron un imán muy potente, tanto, que a veces tengo la sensación de que cuesta un poco quitarlo. Además, tiene una pestaña de seguridad. Esta pestaña yo no la habría puesto, ya que dificulta un poco quitar el portafiltros. Una vez le pillas el punto lo pones y quitas rápido, pero no más rápido que en un portafiltros tradicional con pestaña. El mío lo quito y pongo con dos dedos en un segundo. Por lo que aquí el tema magnético no le veo una gran ventaja.

Vemos la rosca para girar el polarizador y la pestaña Pull que tenemos que usar para liberar el portafiltros

El portafiltros tiene dos huecos circulares, uno por delante y otro por detrás. La idea es poner en cada uno de ellos un filtro circular, ya sea un polarizador o un filtro de densidad neutra. Esto hace que tanto el portafiltros como los filtros sean muy compactos, ocupando muy poco espacio para evitar el viñeteo.

En la parte interior hay una rueda que sirve para girar el filtro circular, es decir, que ahí iría el polarizador.

Después, por la parte exterior podemos pegar los filtros degradados. Lo bueno es que se pueden pegar uno sobre otro y de una manera rápida y sencilla.

Vemos que podemos apilar los filtros circulares. Además, el portafiltros tiene una rosca para bloquear el movimiento

Ahora bien, he encontrado algunas cosas que no me acaban de convencer. Por ejemplo. Yo siempre coloco primero el filtro degradado para saber la posición en la que tengo que dejarlo y después añado el filtro ND. En este caso no se puede hacer así, puesto que primero tienes que poner el ND en el hueco y después colocar el ND. Aunque en una mirrorless esto puede no ser un gran problema, yo prefiero hacerlo así ya que es más fácil notar la transición del filtro sin un ND delante. Pero si tienes una cámara réflex no vas a ver nada por el visor, teniendo que recurrir al live view.

El resultado de los filtros es muy bueno, como era de esperar

Otra cosa que me llamó la atención nada más probarlo fue que tienes que asegurarte de que al acercar el filtro debes poner el lado correcto. Recordemos que los imanes tienen un polo positivo y otro negativo. Imaginemos que el portafiltros tiene un polo negativo. De manera que para que el marco se pegue al portafiltros debemos ponerlo del lado positivo, porque de lo contrario se repelen. Me fijé en que los marcos tienen unas letras en el lado “bueno”, por lo que deberías fijarte antes de soltar el filtro. De todos modos, en un momento de prisa veo más de un filtro en el suelo por no fijarse.

La conclusión es que si ya tienes tu portafiltros pero te cuesta ponerlo y quitarlo, o si te viñetea, igual sería una opción a valorar. Por el contrario, si te manejas bien con lo que ya tienes, tampoco veo ningún motivo para actualizarlo.



Sergio Arias

Fotógrafo profesional en Valencia

Fotógrafo especializado en fotografía de viajes, naturaleza y turismo.
Profesor de fotografía que imparte cursos de fotografía en Valencia y Talleres fotográficos de naturaleza. Realizo Viajes fotográficos para aficionados a la fotografía por todo el mundo.


Suscríbete a mi blog


Esta entrada fue publicada en Equipo fotográfico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.