Comparando el ISO de la Sony a7 III, Canon 5D Mark IV y Canon EOS R



Hace más de un año me fui a las islas Lofoten con tres cámaras distintas para poder comparar tanto su manejo como su rendimiento. Tenía muchas ganas de ver cómo se comportaría la Sony a7 III a ISOS altos, pero sobre todo la nueva Canon EOS R, comparada con mi Canon 5D Mark IV. ¿Merecería la pena el cambio? ¿era mejor la Sony? La prueba de fuego sería por la noche, ¿cuál de las tres generaría menor ruido?

Hacía un mes que me había comprado la Sony a7 III con la idea de utilizarla para fotografía nocturna. El hecho de tener un sensor con ISO invariante y las opiniones que se oían de que tenía muy buen rendimiento a ISOs altos hizo que decidiera comprarla.

Sin embargo, había salido hacía poco la nueva Canon EOS R. Las cámaras Canon, salvo que haya cambiado algo en la nueva R5, no son ISO invariante, por lo que a priori debían estar por detrás que Sony. Al final pude conseguirla y acabé en Lofoten con tres cámaras. Algo que al principio era divertido, se fue convirtiendo en un poco pesado.

Quizás llega un poco tarde esta comparativa, ya que la Sony a7 IV está a punto de salir, y Canon va a lanzar su nueva R5, pero en su momento quise comparar estos modelos y estoy seguro de que a más de uno le puede ayudar a decidirse.

La primera noche en Hamnoy me acerqué al puente famoso y se veía algo verde en el cielo, aunque estaba muy tapado por las nubes. Aprovechando que tenía que hacer guardia me puse a probar las cámaras.

Mi primera duda era saber cuál sería la diferencia entre la nueva sin espejo de Canon, la EOS R, comparada con la 5D Mark IV. Había oído que enfocaba muy bien en la oscuridad, pero, ¿y qué pasa cuando subes el ISO?

A continuación vemos dos fotografías tomadas a ISO 6400. La de la izquierda se hizo con la EOS R, y la de la derecha con la 5D Mark IV. Se puede observar que el nivel de ruido es muy similar. No sabría decir cual tiene más. Sin embargo, se nota algo más de nitidez en la EOS R. Las texturas de la montaña se ven mejor.

Vemos un detalle al 100%. En la izquierda tenemos la foto tomada con la EOS R, y en la derecha la foto tomada con la Canon 5D Mark IV. Ambas está tomadas con los mismos parámetros, ISO 6400. Además, he subido la exposición 1EV, bajado las iluminaciones a -51 y subido las sombras +83.

Aquí vemos otro recorte al 100% de la misma foto. Si nos fijamos en la caseta sigo apreciando algo más de definición en las líneas, pero no veo menos ruido. Quizás es un tipo de ruido un poco más fino y homogéneo que el que tiene la Canon 5D Mark IV.

Vemos en otro recorte de la misma foto, cómo la Canon EOS R parece tener más definición.

Si nos movemos a una zona oscura de la misma fotografía, vemos como el ruido en ambas fotografías es evidente. Aquí ya es cuestión de gustos decidir cual de los dos te gusta más. Sigue apreciándose un poco más de nitidez en las rocas.

En las zonas oscuras es muy evidente la cantidad de ruido que hay, independientemente de si se tomó con la Canon EOS R o con la Canon 5D Mark IV.

Con este simple ejemplo vemos que la Canon EOS es un poco mejor en cuestión de nitidez con respecto a la Canon 5D Mark IV, pero hay que tener en cuenta que tan solo hemos comparado a ISO 6400. Sin embargo, tampoco es que haya tanta diferencia, y esa era una de las cosas que yo quería saber para valorar si merecería la pena cambiar de un modelo a otro. Visto lo visto en precios en aquella fecha (la Canon EOS R costaba 2.500€, un poco más que la 5D Mark IV) estaba claro que no valía la pena.

Hoy en día, la Canon EOS R la puedes encontrar en fotografiarte por 1.600€. Sin embargo la Canon 5D Mark IV cuesta unos 2.500€. Esto me indica que la mayoría de cámaras mirrorless pierden valor mucho más rápido que las réflex.

Vamos a continuar ahora comparando una fotografía tomada con la Canon 5D Mark IV y otra tomada con la Sony a7 III. Estas fotos se tomaron las dos a ISO 1600, por lo que el ruido a priori es menor que en el ejemplo anterior, sin embargo, hemos subido 2EV la exposición y +100 las sombras en el procesado.

En la izquierda tenemos la Canon 5D Mark IV, y en la derecha la Sony a7 III. Creo que no hace falta decir mucho. Se puede ver perfectamente como tanto la nitidez como la cantidad de ruido es menor en la Sony.

Vemos el detalle al 100% de la foto tomada por la Canon 5D Mark IV en la parte izquierda, y la foto tomada por la Sony a7 III en la derecha, la cual tiene menos ruido y más nitidez.

Y es que es en las zonas oscuras donde Canon pierde descaradamente frente a Sony. La Sony a7 III no solo se comporta mejor a ISOs altos, sino que el hecho de tener un ISO invariante le permite obtener un mejor rendimiento cuando fuerzas la exposición, pero sobre todo cuando recuperas las sombras. En el siguiente ejemplo vemos que la foto de la izquierda corresponde a la de Sony (lo he cambiado por marearos un poco).

Sony la de la izquierda, Canon la de la derecha. Canon está muy por detrás del resto de marcas que montan sensores con ISO invariante, y es en fotografías nocturnas con zonas oscuras donde se ve claramente.

Una de las cosas que me preocupaba de la Canon EOS R era que al aumentar mucho las sombras aparecían unas bandas de color magenta. También tenía que tener cuidado al levantar sombras con mi Canon 5D Mark IV, por eso, en el ejemplo que pongo a continuación tomadas con ISO 6400 se ha subido 3EV la exposición y subido las sombras a 80.

Obviamente aparece ruido en las tres fotografías, pero, ¿sabrías decir cual es cual?

Esta era la prueba de fuego, es decir, quería saber cómo se comportaría la Sony al subir la exposición y las sombras en una foto nocturna con zonas oscuras. Se ve claramente que Canon aún no está al nivel de Sony.

Si no lo has adivinado, la primera corresponde a la Sony a7 III. Aunque tiene ruido, no se aprecia ninguna banda en la parte inferior. A diferencia de Sony, en las otras dos fotos se aprecia una especie de banding o líneas en la parte inferior, donde están las zonas más oscuras de la foto. La foto del centro es la tomada por la Canon EOS R, cuyas líneas se notan con un tono magenta. La de la derecha está hecha con la Canon 5D Mark IV. Me sorprende este resultado, teniendo en cuenta que el sensor de la Canon EOS R es más nuevo, y por lo tanto debería tener mejor rendimiento.

Lo que saco de todo esto es que no merecía la pena comprarse la Canon EOS R teniendo la Canon 5D Mark IV. Hoy en día, el precio de la EOS R ha bajado a 1.600€, por lo que la cosa ya cambia. De todos modos, habría que analizar el rendimiento de la Canon 6D y de la Canon 6D Mark II comparada con la EOS R.

Además, pude confirmar que había acertado al comprarme la Sony a7 III. Mi interés en esta cámara se debía a que cada vez realizo más fotografías nocturnas, en situaciones de luz escasas, en la naturaleza, donde no suele haber nada de luz artificial. También quería conseguir cierto tipo de fotografías, como el reflejo de la Vía Láctea en el agua o cosas así, por lo que debía apostar por una cámara que me permitiera este tipo de cosas.

Hoy en día utilizo la Sony a7 III tanto para paisaje como para fotografía nocturna. Su alto rango dinámico me permite resolver fácilmente situaciones de mucho contraste. Además, combinada con el Laowa 15mm f2 ya no hay foto nocturna que se me resista, teniendo el histograma tocando por la parte derecha en ciertas situaciones. Si quieres saber el equipo que utilizo puedes visitar mi web: Mi equipo fotográfico para paisaje

Con este artículo intento mostrar de manera objetiva el rendimiento de cada cámara, y explicar el motivo por el que me compré la Sony a7 III. Pero estas son mis razones, lo cual no significa que las otras cámaras no sean buenas.



Sergio Arias

Fotógrafo profesional en Valencia

Fotógrafo especializado en fotografía de viajes, naturaleza y turismo.
Profesor de fotografía que imparte cursos de fotografía en Valencia y Talleres fotográficos de naturaleza. Realizo Viajes fotográficos para aficionados a la fotografía por todo el mundo.


Suscríbete a mi blog


Esta entrada fue publicada en Equipo fotográfico, Naturaleza, Reviews, Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.