Ordesa en Otoño, el lugar ideal para el fotógrafo de naturaleza

Fotografía nocturna en OrdesaFotografía nocturna en Ordesa

Uno de los lugares más visitados en Otoño por los amantes de la fotografía es el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, en Huesca. A lo largo del parque puedes visitar diversos valles, llenos de árboles que van tomando diferentes gamas tonales, a la vez que puedes disfrutar de una cantidad infinita de cascadas, gracias al río Ara y sus afluentes.

El punto de entrada está en el pueblo de Torla, junto al río Ara. En verano es obligatorio estacionar tu vehículo en el parking que hay al comienzo del pueblo, y hay que coger un autobús que te lleva hasta la pradera. Sin embargo, en otoño, que es cuando yo estuve no es necesario. Conforme entras al valle empiezas a ver las paredes inmensas a ambos lados, y una gran cantidad de árboles que lo cubren todo. A medio camino hay un mirador desde donde se aprecia la primera cascada del río Arazas.

Entrada al valle de Ordesa, camino de la pradera

Entrada al valle de Ordesa, camino de la pradera

Una vez llegas a la pradera de Ordesa existen diversas rutas de senderismo bien señalizadas, algunas más difíciles que otras, las cuales te llevan a diferentes puntos del valle. La ruta más habitual es la que atraviesa todo el valle, visitando cada una de las cascadas que hay (cascada Arripas, cascada del Estrecho, cascada de la Cueva, etc..), hasta llegar al final, donde se encuentra la cascada Cola de Caballo. En ese punto puedes volver por diferentes caminos o subir hasta el refugio de Góriz.

A mitad del camino llega un momento que el sendero atraviesa un bosque bastante frondoso conforme vamos subiendo cada vez más. Tras unos kilómetros podemos ver casi el final del valle, y una de las cascadas más famosas junto con la cascada Cola de Caballo, las gradas de Soaso, una serie de cascadas que aparecen gracias al desnivel que va tomando el terreno. En la siguiente foto se puede ver el último tramo de la cascada.

En este tipo de cascadas, el uso del filtros de densidad neutra es casi obligatorio, puesto que al tener tiempos de exposición muy largos conseguimos el efecto seda que tanto gusta. En la siguiente fotografía utilicé el filtro Lee Big Stopper, que me permite aumentar el tiempo de exposición 10 pasos.

En lugares donde el color es tan importante, también es muy útil el uso del filtro polarizador, ya que conseguimos eliminar los reflejos sobre las hojas de los árboles, obteniendo colores más vivos y saturados.

En los ríos también es útil el filtro polarizador, ya que podemos decidir si queremos eliminar el reflejo de la luz sobre el agua para ver el fondo, o dejarlo como hice yo en la siguiente fotografía. En esta ocasión, me interesaba no polarizar el agua. ¿Por qué? muy sencillo, porque el efecto seda del agua dirige la mirada desde lo alto de la cascada en la parte superior izquierda hasta la parte inferior derecha, recorriendo la fotografía entera.

Cascada de Soaso - Ordesa en otoño

Cascada de Soaso – Ordesa en otoño

Otra ruta que parte de la pradera de Ordesa te lleva hasta una cornisa por la que se puede recorrer el valle, con unas vistas panorámicas increíbles. Esta ruta comienza  en la Senda de los Cazadores (es una subida bastante dura, sufriendo un desnivel de 600 en apenas 2km) hasta el mirador de Calcilarruego. A partir de aquí se puede seguir por el sendero de la Faja Pelay.

También se puede seguir ascendiendo hasta llegar a lo más alto, desde donde se consiguen tener unas vistas de todo el valle. A lo largo de la pista se visitan diferentes miradores, pudiendo llegar incluso hasta el refugio de Góriz.

Vista de la pradera de Ordesa desde lo alto del valle

Vista de la pradera de Ordesa desde lo alto del valle

Si no quieres volver por el mismo sitio, el sendero te lleva hasta el pueblo de Nerín, o hasta Torla, según el sentido que escojas. Aunque aviso, que cojas el camino que cojas, el recorrido es bastante largo (más de 10km).

En mi ruta, acabé en Cuello Gordo, desde donde se obtienen unas vistas increíbles del valle, perfectas para fotografiar la puesta de sol, puesto que los últimos rayos de sol iluminan las paredes del pico Tobacor y la punta Gallinero. Aquí os dejo con una fotografía de la pared opuesta, aprovechando las nubes que pasaban en aquel momento por allí.

Puesta de sol desde Cuello Gordo

Puesta de sol desde Cuello Gordo

Si eres aficionado a la fotografía nocturna estarás cansado de buscar sitios alejados de las poblaciones con el fin de encontrar localizaciones donde la contaminación lumínica no aparezca en tus fotografías. Precisamente, la poca contaminación lumínica de la zona te permite realizar fotografías nocturnas de larga duración si encontrar esos tonos anaranjados tan molestos.

En esta ocasión, la luna estaba presente, por lo que apriori no es bueno debido a la luz que aporta, evitando conseguir ese cielo oscuro con millones de estrellas. Sin embargo, en esta ocasión la luz de la luna me sirvió como fuente de luz para iluminar las paredes de Ordesa. De otra manera habrían salido tan oscuras como el primer plano del bosque.

Estuve haciendo distintas fotografías iluminando con linternas los árboles, pero al final esta fotografía es la que más me gustó.

Fotografía nocturna en Ordesa

Fotografía nocturna en Ordesa



Sergio Arias

Fotógrafo profesional en Valencia

Fotógrafo especializado en fotografía de viajes, naturaleza y turismo.
Profesor de fotografía que imparte cursos de fotografía en Valencia y Talleres fotográficos de naturaleza. Realizo Viajes fotográficos para aficionados a la fotografía por todo el mundo.


Suscríbete a mi blog


Esta entrada fue publicada en Naturaleza, Viajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.