Escocia: Pasajeros al tren



El segundo día de mi viaje por Escocia me metería de lleno en las Highlands, donde el principal atractivo sería el Castillo de Eilean Donan. Sin embargo, hubo una parada muy interesante por la mañana, y es que había que disfrutar del tren de vapor a su paso por el viaducto de Glenfinnan.

El tiempo había empeorado la noche anterior por lo que prefería descansar y levantarme a una hora más normal. El único objetivo que había por la mañana era llegar al famoso viaducto de Glefinnan para ver pasar el tren de vapor. Este tren se hizo famoso por la película de Harry Potter, y multitud de gente espera su paso en la montaña que hay enfrente.

Menos mal que llegué bastante pronto al lugar, ya que aparcar no fue fácil. Además, hay un pequeño tramo que hay que hacer andando. No es difícil, pero si está lloviendo y ves que se acerca la hora, no te puedes relajar.

Mucha gente esperando el paso del tren a pesar de la lluvia

El tren pasaba sobre las 10:50, más o menos, y yo ya estaba posicionado sobre las 10:35, así que quizás no debí correr tanto…Para saber el horario, podéis consultar la web oficial donde pone a qué hora sale el tren desde Fort William y a eso sumarle unos 30 o 40 min.

Llegar hasta allí no tiene pérdida, solo hay que seguir un sendero, y en cuanto pasas por debajo del viaducto verás a la gente en la colina. A pesar de estar lloviendo había bastante gente. Pero para hacer la foto tan solo debes coger tu posición, montar un teleobjetivo (con 70-200mm es suficiente) y esperar.

Detalle del tren en un encuadre vertical menos habitual

Todo sucede rápido, así que hay que estar atento. Poner el modo de enfoque continuo, el modo de ráfaga de disparo y medir la luz antes. Pero ojo, cuidado porque conforme se acerque el tren a la curva, empezará a soltar humo blanco, muy blanco, y como os descuidéis se os quemará el humo, perdiendo toda textura. Así que, subexponer un poco, y si tenéis tiempo y soltura, medir el humo en cuanto aparezca.

La verdad es que es una pena que no suele humo antes, para tomar al curva, ya que quedaría más estética la foto. En mi caso probé varios encuadres, tanto en horizontal como en vertical, y el hecho de usar el zoom me permitió variar la distancia focal.

Como anécdota diré que el maquinista suele asomarse sacando un pañuelo blanco, algo que puede ser interesante fotografiar.



Sergio Arias

Fotógrafo profesional en Valencia

Fotógrafo especializado en fotografía de viajes, naturaleza y turismo.
Profesor de fotografía que imparte cursos de fotografía en Valencia y Talleres fotográficos de naturaleza. Realizo Viajes fotográficos para aficionados a la fotografía por todo el mundo.


Suscríbete a mi blog


Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.