Ámsterdam, ciudad de canales



Todo el mundo a estas alturas ha oído hablar alguna vez de Ámsterdam. De hecho, suele ir apodada con aquello de «La Venecia del norte». Lo cierto es que en lo único en lo que se parecen es en que ambas tienen canales por toda la ciudad, sin embargo, poco tienen en común.

Situada al norte de los Países Bajos (mal llamada Holanda) se encuentra Ámsterdam. En cuanto llegas a su estación central y sales al exterior comienzas a ver su magnífica arquitectura y sobre todo sus canales.

Ámsterdam es una ciudad que ha sido construida sobre un terreno ganado al mar. Sus edificios se sostienen sobre una serie de estructuras de madera que con el paso de tiempo han creado un tipo de arquitectura único en el mundo. De esta manera, no es de extrañar encontrarse las fachadas inclinadas como si de un juego de cartas se tratara, haciendo malabares, y dando la sensación de que en cualquier momento caerán una tras otra.

Las largas exposiciones dan mucho juego para conseguir trazas con cada barco que pasa

El estilo de construcción de los edificios también llama la atención, ya que a pesar de ser muy antiguos, son estilizados y se conservan muy bien. Además, el hecho de que todas sigan el mismo patrón embellece la ciudad.

A diferencia de Venecia, los canales de Ámsterdam suelen ser bastante anchos, por donde pueden navegar incluso en doble sentido. A nivel fotográfico, los puentes dan mucho juego, sobre todo cuando los barcos pasan por debajo de ellos. Algunos tienen su propia iluminación a base de bombillas creando un arco que cuando se hace de noche les da un toque especial.

En mi visita a Ámsterdam para impartir un taller fotográfico pude disfrutar de una serie de fenómenos climatológicos bastante sorprendentes. Nunca había visto unas nubes como las que os muestro a continuación. Parecían dignas de la típica película donde se avecina el final de nuestro planeta. Su textura y sus curvas eran tan espectaculares que las fotos de larga exposición que hice no funcionaron igual que estas.

Las condiciones climatológicas extraordinarias que viví en Ámsterdam me dejaron alucinando, y eso que era verano. No quiero pensar lo que me podría encontrar el resto del año

A pesar de no ser una ciudad con grandes monumentos o edificios característicos, Ámsterdam es una ciudad muy fotografiada últimamente, seguramente porque podemos encontrar cierta armonía en cada esquina.

Durante el día, multitud de barcos, tanto privados como turísticos no dejan de navegar sus aguas. Sin embargo, cuando oscurece llega la calma. Un tipo de fotografías que me encanta hacer son los reflejos. Y es sorprendente cómo es posible que un canal llegue a estar en calma total, pero así suele ser por las mañanas, cuando es posible obtener un reflejo perfecto de sus casas.

Pero aunque Ámsterdam no tenga muchos monumentos, no hay que negar que tiene algunos edificios emblemáticos como la estación de tren, el Palacio Real, la iglesia de San Nicolás, el Rijhsmuseum y su fuente, algunas iglesias como Zuiderkerk, o edificios modernos como el Eye Filmmuseum.

Pero sin duda, las nubes noctilucentes fueron las auténticas protagonistas del taller que impartí en Ámsterdam

El otro fenómeno con el que nos encontramos fueron las nubes noctilucentes, un fenómeno muy extraño que se da en Siberia. Os dejo el enlace en el que os hablaba de este fenómeno: Resumen del viaje fotográfico a Ámsterdam

Para acabar, no podemos olvidar el gran número de bicis que nos encontramos en Ámsterdam. Si quieres practicar la técnica del barrido, esta es tu ciudad.



Sergio Arias

Fotógrafo profesional en Valencia

Fotógrafo especializado en fotografía de viajes, naturaleza y turismo.
Profesor de fotografía que imparte cursos de fotografía en Valencia y Talleres fotográficos de naturaleza. Realizo Viajes fotográficos para aficionados a la fotografía por todo el mundo.


Suscríbete a mi blog


Esta entrada fue publicada en Viajes, Viajes fotográficos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.